Author Archives: Intelectuales

Breve historia del aire acondicionado

Los aires acondicionados se han convertido en artefactos cotidianos para los seres humanos. Pero el cómo y el porqué de la existencia de estos equipos responde a la necesidad histórica del ser humano de adaptarse a los distintos cambios de clima para explorar, y habitar diferentes lugares de nuestro planeta sintiéndose a gusto, pese a los afanes de la madre naturaleza. Se dice que los egipcios, usaban en el palacio del faraón, métodos de climatización para combatir el incesante calor del desierto, enfriando las inmensas rocas que daban estructura a las edificaciones de su soberano. Pero estos métodos involucraban a miles de esclavos que debían mover rocas enormes de muchísimas toneladas, las cuales eran llevadas a los ríos cercanos al Sahara, y una vez que lograban enfriarlas las llevaban en la mañana a su posición original logrando bajar considerablemente la temperatura de los palacios del faraón.

Hoy día agradecemos que todo es bastante más sencillo, y eso se lo debemos a 2 personajes; en principio al físico y matemático británico Lord Kelvin, a quien se le atribuye la invención del principio del aire acondicionado; y a Willis Haviland Carrier, un ingeniero nacido en Nueva York, quien inventó el aire acondicionado tal y como lo conocemos en la actualidad. Aunque el objetivo era el mismo, los trabajos de Lord Kelvin y Haviland Carrier tienen ciertas diferencias entre sí. En el caso del británico, su investigación lo llevó a la obtención de un circuito frigorífico hermético basado en la absorción  de calor por medio de un gas refrigerante.  Por su parte, el americano sentó las bases de este sistema, logrando el desarrollo del concepto de climatización de verano. Para dar solución a las necesidades de la industria, que requería de un ambiente controlado en las fábricas en el que se pudiera lograr imprimir imágenes a color sin que estas se vieran afectadas por cambios bruscos de temperatura que afectaran el producto final.

El invento fue patentado por el neoyorquino en 1906, que le dio el nombre de “Aparato para tratar el Aire”, y no fue sino hasta algún tiempo después que el término “aire acondicionado” fue utilizado por primera vez por el ingeniero Stuart H. Cramer, en la patente de un dispositivo que enviaba vapor de agua al aire en las plantas textiles para acondicionar el hilo.  Fueron las industrias textiles las primeras en utilizar el invento de Carrier, y la primera venta que se hizo fuera de los Estados Unidos, fue precisamente para una fábrica de seda en Yokohama, Japón, en el año 1907. En 1911, Carrier dio a conocer su Fórmula Racional Psicométrica Básica a la Sociedad Americana de Ingenieros Mecánicos, la cual sigue siendo la base de todos los cómputos esenciales para la elaboración del aire acondicionado.

aire acondicionado 3

En 1914, se instala el primer equipo de aire acondicionado en Minneapolis, este medía 2.10 mts de largo 2 mts de ancho y casi 7 mts de largo. A Pesar de su imponente tamaño al parecer, este aparato nunca fue utilizado ya que nadie vivía en la casa. Corría el año 1939, cuando H.H.Shult y u J.Q.Sherman inventan el sistema de aire acondicionado individual para habitación. Llevando el uso de estos sistemas desde las fábricas al imaginario popular. En 1953 luego de la segunda guerra mundial, con el boom económico se venden más de 1 millón de unidades de sistemas de aire acondicionado residenciales. En 1970 se masifica el uso del aire acondicionado central, con la entrada de un nuevo gas refrigerante el R-12 también conocido como Freon-12. En 1994, el gas refrigerante Freon -12 es prohibido en varios países por dañar a la capa de ozono y se buscan nuevas soluciones para suplir la grande demanda mundial por sistemas de climatización.

En 2008 la marca japonesa Panasonic, lanza al mercado su nueva línea Etherea que incorpora la tecnología Inverter, que permite un ahorro de energía de hasta un 50%. Esta tecnología es más silenciosa y purifica el aire de los hogares de manera segura. En 2015 Panasonic, tomando una vez más la iniciativa tecnológica, incorpora el uso del gas refrigerante R-32 en sus equipos de aire acondicionado para así cumplir con la norma europea CE 517/2014. Este nuevo gas refrigerante representa un cambio tecnológico importante ya que es respetuoso con el medio ambiente y ahorra más energía. Esto marcará un antes y un después en la historia de los sistemas de aire acondicionados.

Con el pasar de los años, esta industria ha evolucionado considerablemente teniendo un efecto inmediato en nuestras vidas. Puedes ver más información sobre la evolución de aire acondicionado en la web de Panasonic, una de las marcas líderes en tecnología de la climatización y que siempre está en la cúspide de la innovación.

Signo Editores nos acerca a los artistas con “Historia del arte. El legado de los genios”

El sello editorial de Signo Editores nos ofrece una oportunidad única de acercarnos a esas excepcionales personas que un día, puede que hace unos años o puede que hace unos siglos, plasmaron todo su talento en obras de arte que cambiaron nuestra vida para siempre.

signo_editores

El ser humano preocupado por la realidad social, cultural y económica que le rodea, no siempre se basa en documentación y narración escrita para divulgar sus pensamientos y sentimientos o, incluso, razonamientos. A veces opta por otras vías de expresión, siendo la artística la más llamativa de todas.

Por esa razón, el estudio de los artistas más famosos de la Historia de la Humanidad, permite conocer mejor nuestro pasado, identificar las situaciones sociales de cada época, las preocupaciones económicas, las revoluciones políticas e incluso los momentos más convulsos de nuestros antecesores. Esta capacidad de expresión y este talento innato para abarcar retos como la pintura, la escultura, la arquitectura o el arte en general, los ha hecho merecer el sobrenombre de “genios”.

Signo Editores nos ofrece en “Historia del arte. El legado de los genios” nada menos que 3.600 páginas repartidas en 12 volúmenes con fotografías a todo color, en las que se puede descubrir hasta el más mínimo detalle relacionado con la Historia del arte, desde las pinturas rupestres hasta las creaciones más recientes.

Además lo hace de forma universal, al contrario que otras colecciones centradas casi de forma exclusiva en el arte más conocido. De esta forma, además de todo lo vinculante a obras como la Mona Lisa o genios como Velázquez, también se expone la influencia de artes como el precolombino, el africano o el asiático, entre otros.

“Historia del arte. El legado de los genios” ofrece al lector 3 formas de conocer las obras artísticas que han asombrado durante siglos a todos los afortunados que han podido admirarlas. En primer lugar con un inmenso catálogo, que ha llamado “La historia en sus imágenes”, donde se puede visualizar cómo el arte ha ido cambiando a lo largo de los años y cómo, en cada época, iba reflejando la realidad del momento.

A nivel informativo está incluso más trabajada esta colección, con “El devenir de las artes”, donde se explica la evolución y las técnicas que han llevado al arte a cambiar de forma continua, hasta la época actual, siempre teniendo en cuenta los movimientos artísticos, intelectuales y sociales en cada contexto.

Por último, como no podía faltar en una colección artística de este calado, “Las imágenes del arte” hace repaso a las principales obras de arte y sus autores, los géneros que más han motivado la expresión de los artistas y breves monografías sobre qué ha llevado a estos profesionales de la pintura, la escultura o la arquitectura a convertirse en genios.

Julio Verne

El primer autor que sumamos a nuestro club de intelectuales es un hombre lúcido de una imaginación magistral, Julio Verne. Un hombre adelantado a su tiempo que supo predecir más de un siglo antes el viaje del hombre a la Luna, los vericuetos del mar y las más dispares historias a bordo de un barco. Por toda una vida dedicada a plasmar en pluma lo que su imaginación era capaz de generar, Verne es considerado como uno de los mejores autores de todos los tiempos. Sus obras se han traducido a multitud de lenguas, ocupando el segundo lugar (tras Agatha Christie) en la lista de los más traducidos. El motor de la imaginación de Verne pudo estar en una anécdota recogida en algunas de las biografías publicadas del genial autor. Se cuenta que a la edad de once años Verne se embarcó como polizón en una nave que debía partir de Nantes, su ciudad natal, con rumbo a América. La chiquillada pretendía conseguir un collar de coral que el joven había prometido a su prima, de la que se decía estaba enamorado. Un tripulante de la goleta localizó al chico mientras preparaba el barco para la partida, dando parte a las autoridades que no tardaron en entregarlo a sus padres. El castigo que cayó sobre sus hombros fue la prohibición de no hacer ningún viaje jamás, más que en su imaginación. ¡Bendito castigo! pues pudo ser el motor de una imaginación inconmensurable y una prolífica obra editada en casi un centenar de tomos que recogen toda su aportación a la literatura. Aunque hay colecciones más reducidas, como la realizada por la Editorial Signo Editores en la que se incluyen los títulos indispensables del maestro de la ciencia ficción. Sea o no cierta la anécdota, la verdad es que Julio Verne es uno de los grandes intelectuales de los últimos siglos. Sus inventos y sus magistrales relatos de paisajes y monstruos que solo existían en su imaginación bien le han valido un lugar destacado en la literatura. De la obra de Verne destacan algunos títulos fundamentales en cualquier biblioteca. Aunque también el cine se ha hecho cargo de la obra del genio. 33 de sus libros han sido llevados a la gran pantalla, algunos en varias ocasiones, como es el caso de las 16 versiones de “Miguel Strogoff” o las 9 veces que los directores de cine han usado el Nautilus en “Veinte mil leguas de viaje submarino”. De hecho los viajes han sido uno de los géneros donde Verne ha tenido mayor éxito, cabe mencionar la epopeya de Willy Fog en “La vuelta al mundo en 80 días” o “Cinco semanas en globo”. Ambos títulos los escribió tras un viaje a Escocia, cuando ya sus padres poco podían hacer por poner límites a su imaginación. Una imaginación capaz de inspirar escenas de forma que el lector puede percibir hasta el más mínimo detalle sin ningún esfuerzo, como ocurre con “Viaje al centro de la tierra”, donde describe un mundo fantástico con un realismo sobrecogedor, su sello de identidad.

Mahatma Gandhi

Mahatma Gandhi es una de las personas más admiradas e influyentes en la historia de la humanidad. Es un verdadero ejemplo de vida, cuyos pensamientos trascendieron en todas partes del mundo. Nació en La India y participó activamente en su proceso de independencia, sin dejar de mencionar que también luchó intensamente en Sudáfrica. Sin dudas se destaca por ser un auténtico símbolo de la paz, en un período histórico que estuvo marcado por la guerra como principal característica.

Este maravilloso ser humano, cuyo nombre completo es Mohandas Karamchand Gandhi, sobresale en gran medida por haberse alzado a lo largo y a lo ancho del territorio indio como un incuestionable sinónimo del pacifismo. Asimismo, no podemos dejar de señalar que es uno de los principales responsables del despertar del amor por la patria y el nacionalismo tanto en los corazones como en el subconsciente de los habitantes de La India.

Es considerado como un intelectual de enorme influencia, más que nada por sus ideas revolucionarias en el marco de una época caracterizada por la matanza y las confrontaciones bélicas. Gandhi practicaba la no-violencia en todo su esplendor, así como también fomentaba las denominadas “campañas de desobediencia civil”. Cabe señalar que este popular hindú, el cual se caracterizaba por una educación heterodoxa que estuvo marcada a ultranza por el Sermón de la Montaña de Jesucristo, fue el líder del Movimiento Nacional de Liberación. Este grupo se distinguía por practicar una premisa que se constituía como uno de los ataques más rotundos al Imperialismo de turno: la no-colaboración.

Al conjunto de pensamientos que sostenía Gandhi en su lucha pacifista para mantener y desarrollar la autonomía de La India se los denominaba teoría del Mahatma. El significado de este término, en un antiguo dialecto hindú, es “Alma Grande”. Sin dudas esta descripción le calzaba perfectamente a este asombroso héroe hindú, por lo que se lo empezó a conocer como Mahatma Gandhi. Es importante destacar que las únicas armas de las cuales se valía este valiente en sus luchas eran el ayuno, la oración, las manifestaciones no violentas, la desobediencia y las palabras. Predicaba la verdad y el amor a todos los seres como bases esenciales de sus reflexiones.

Con el correr de los años Gandhi se fue quedando sumamente solo, a pesar de las multitudes que lo veneraban. No obstante, su vejez y debilidad exterior no fueron impedimento para lograr la independencia de La India en febrero de 1947, que se detengan los actos violentos en sus largos períodos de ayuno, que los jefes de organizaciones hindúes militantes depositen sus armas a sus pies entre lágrimas y que no le tema a las bombas de mano que arrojaban en sus cercanías.

Paradójicamente, el mayor símbolo pacifista de la modernidad murió en manos de la violencia. Un joven militante, fanático de una organización hindú extremista, empuñaba en el bolsillo una pistola pequeña y se inclinó ante Gandhi cuando salió a orar el 30 de enero de 1948. Nathuran Godse, el muchacho, le disparó varias veces cuando Mahatma pasó delante de él. Aunque sus últimas palabras antes de desplomarse fueron “¡Oh Dios!”, el resto de las maravillosas reflexiones que dejó a lo largo de su vida sin lugar a dudas van a ser recordadas eternamente. He aquí algunas de sus frases más célebres:

  • “Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa”.
  • “Puesto que yo soy imperfecto y necesito la tolerancia y la bondad de los demás, también he de tolerar los defectos del mundo hasta que pueda encontrar el secreto que me permita ponerles remedio”.
  • “No hay camino para la paz, la paz es el camino”.
  • “Ojo por ojo y todo el mundo acabará ciego”.
  • “¿Qué es la verdad? Pregunta difícil, pero la he resuelto en lo que a mi concierne diciendo que es lo que te dice tu voz interior”.
  • “En cuanto alguien comprende que obedecer leyes injustas es contrario a su dignidad de hombre, ninguna tiranía puede dominarle”.

Albert Einstein

Portrait of Albert Einstein and Others (1879-1955), Physicist

Albert Einstein es y seguirá siendo uno de los personajes más importantes de la época contemporánea. De hecho, es fundamental tener en cuenta que se constituye como una fígura mítica de nuestro tiempo, incluso más de lo que llegó a serlo en vida. Hoy en día es prácticamente imposible encontrar a una sola persona que no reconozca su característica foto en la que está exhibiendo un simpático gesto de burla, ya que esta imagen se puede encontrar en una gran cantidad de establecimientos en condición de póster y como un verdadero ícono doméstico.

Nació el 14 de marzo de 1879 en la ciudad bávara de Ulm (Alemania) y se nacionalizó tanto suizo como estadounidense. Fue un físico de origen judío que actualmente es considerado como uno de los científicos más relevantes del siglo XX. Entre sus trabajos e investigaciones de mayor valor, podemos mencionar la teoría de la relatividad especial, la equivalencia masa-energía, la teoría de la relatividad general, la curvatura de la luz, el efecto fotoeléctrico, el movimiento browniano y la teoría de Campo Unificada. Por otro lado, es esencial señalar que, a pesar de que se lo conozca como “el padre de la bomba atómica”, la realidad es que siempre abogó por el pacifismo, el socialismo y el sionismo.

Es realmente interesante hacer referencia a que no son sólo su genio científico y su valor como humano lo que lo convierten en un auténtico mito, sino que también lo hacen las múltiples paradojas que giran en torno a su biografía. Tal como mencionamos anteriormente, era un notable pacifista que inventó la bomba atómica. Además, uno de sus principios más populares asegura que “todo es relativo”, pero él luchó intensamente para conocer la esencia del mundo que lo rodeaba.

Este maravilloso hombre, hijo de los judíos Hermann Einstein y Pauline Koch, tuvo una infancia un poco contradictoria a lo que fue su etapa como adulto. Esto es así porque tenía un carácter calmo y ensimismado, sin dejar de mencionar que su desarrollo intelectual fue bastante lento. El propio físico aseguró que esa lentitud fue exactamente lo que le permitió desarrollar la teoría de la relatividad: “Un adulto normal no se inquieta por los problemas que plantean el espacio y el tiempo, pues considera que todo lo que hay que saber al respecto lo conoce ya desde su primera infancia. Yo, por el contrario, he tenido un desarrollo tan lento que no he empezado a plantearme preguntas sobre el espacio y el tiempo hasta que he sido mayor”.

Einstein terminó sus estudios secundarios en Munich, cursó sus estudios superiores en la Eidgenossische Technische Hochschule de Zurich, prestó sus servicios en la Oficina Confederal de la Propiedad Intelectual de Berna, se casó con Mileva Maric y tuvo dos hijos con ella: Hans Albert y Eduard. El físico se divorció 16 años después y volvió a contraer matrimonio, esta vez con su prima Elsa. No tuvo que pasar demasiado tiempo para que Einstein se convirtiera en uno de los físicos más eminentes del continente europeo. También fue premiado con el Nobel de Física en 1921, el cual se le otorgó “por sus trabajos sobre el movimiento browniano y su interpretación del efecto fotoeléctrico”.

El científico también se desempeñó como profesor en diversas ciudades, como por ejemplo Zurich y Praga. Tras el estallido de la Primera Guerra Mundial se vio obligado a separarse de su familia y nunca más se volvió a reunir con ella. Por otro lado, es imposible obviar el hecho de que su última investigación (que resultó improductiva), la cual ocupó el resto de su vida, estaba enfocada en descubrir las leyes comunes que supuestamente habían de regir el comportamiento de todos los objetos del universo, desde las particulas subatómicas hasta los cuerpos estelares.

Murió en Princeton (Estados Unidos) el 18 de abril de 1955. Algunos de sus libros son: “Este es mi pueblo”, “Mi credo humanista”, “Mis creencias”, “Sobre la teoría de la relatividad” y “Por qué el socialismo”.