Mahatma Gandhi

By | 6 noviembre, 2012
Comparte conocimientoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Mahatma Gandhi es una de las personas más admiradas e influyentes en la historia de la humanidad. Es un verdadero ejemplo de vida, cuyos pensamientos trascendieron en todas partes del mundo. Nació en La India y participó activamente en su proceso de independencia, sin dejar de mencionar que también luchó intensamente en Sudáfrica. Sin dudas se destaca por ser un auténtico símbolo de la paz, en un período histórico que estuvo marcado por la guerra como principal característica.

Este maravilloso ser humano, cuyo nombre completo es Mohandas Karamchand Gandhi, sobresale en gran medida por haberse alzado a lo largo y a lo ancho del territorio indio como un incuestionable sinónimo del pacifismo. Asimismo, no podemos dejar de señalar que es uno de los principales responsables del despertar del amor por la patria y el nacionalismo tanto en los corazones como en el subconsciente de los habitantes de La India.

Es considerado como un intelectual de enorme influencia, más que nada por sus ideas revolucionarias en el marco de una época caracterizada por la matanza y las confrontaciones bélicas. Gandhi practicaba la no-violencia en todo su esplendor, así como también fomentaba las denominadas “campañas de desobediencia civil”. Cabe señalar que este popular hindú, el cual se caracterizaba por una educación heterodoxa que estuvo marcada a ultranza por el Sermón de la Montaña de Jesucristo, fue el líder del Movimiento Nacional de Liberación. Este grupo se distinguía por practicar una premisa que se constituía como uno de los ataques más rotundos al Imperialismo de turno: la no-colaboración.

Al conjunto de pensamientos que sostenía Gandhi en su lucha pacifista para mantener y desarrollar la autonomía de La India se los denominaba teoría del Mahatma. El significado de este término, en un antiguo dialecto hindú, es “Alma Grande”. Sin dudas esta descripción le calzaba perfectamente a este asombroso héroe hindú, por lo que se lo empezó a conocer como Mahatma Gandhi. Es importante destacar que las únicas armas de las cuales se valía este valiente en sus luchas eran el ayuno, la oración, las manifestaciones no violentas, la desobediencia y las palabras. Predicaba la verdad y el amor a todos los seres como bases esenciales de sus reflexiones.

Con el correr de los años Gandhi se fue quedando sumamente solo, a pesar de las multitudes que lo veneraban. No obstante, su vejez y debilidad exterior no fueron impedimento para lograr la independencia de La India en febrero de 1947, que se detengan los actos violentos en sus largos períodos de ayuno, que los jefes de organizaciones hindúes militantes depositen sus armas a sus pies entre lágrimas y que no le tema a las bombas de mano que arrojaban en sus cercanías.

Paradójicamente, el mayor símbolo pacifista de la modernidad murió en manos de la violencia. Un joven militante, fanático de una organización hindú extremista, empuñaba en el bolsillo una pistola pequeña y se inclinó ante Gandhi cuando salió a orar el 30 de enero de 1948. Nathuran Godse, el muchacho, le disparó varias veces cuando Mahatma pasó delante de él. Aunque sus últimas palabras antes de desplomarse fueron “¡Oh Dios!”, el resto de las maravillosas reflexiones que dejó a lo largo de su vida sin lugar a dudas van a ser recordadas eternamente. He aquí algunas de sus frases más célebres:

  • “Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa”.
  • “Puesto que yo soy imperfecto y necesito la tolerancia y la bondad de los demás, también he de tolerar los defectos del mundo hasta que pueda encontrar el secreto que me permita ponerles remedio”.
  • “No hay camino para la paz, la paz es el camino”.
  • “Ojo por ojo y todo el mundo acabará ciego”.
  • “¿Qué es la verdad? Pregunta difícil, pero la he resuelto en lo que a mi concierne diciendo que es lo que te dice tu voz interior”.
  • “En cuanto alguien comprende que obedecer leyes injustas es contrario a su dignidad de hombre, ninguna tiranía puede dominarle”.
Comparte conocimientoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+